2 jul. 2010

Otro corto

En extraños momentos como este, me siento tan excento del mundo y de sus asuntos que puedo ir manejando en la noche por las calles de mi ciudad y atreverme a cerrar los ojos por instante..

Es curioso pensar que al sentir que el aire besa mis labios, y el sudor me enfría en forma rara, que todo es resultado de un momento de éxtasis causado por alguna bebida, o quizá también alguna compañia de alguien especial....

Maldito dolor de cabeza que me regresas a la realidad de que me sentía libre...

Escrito después de haber bebido:
Una yerbabuena
Un Bull
real Mascusia