18 sept. 2011

El regreso a la vaca

Nadie puede olvidar quien es aunque quiera hacerlo. Ni la pulga se olvida de saltar, ni el perro de persiguer su cola.

Nadie puede negar lo que es. Ni el zorrillo su irresistible aroma, Ni la vaca a su suave estiercol.

Nadie, simplemente nadie puede dejar de ser, al menos que asi lo decida, y aunque un día lo logre llegará el día en que regrese a casa.

Vaca ebria, estamos de vuelta.